Del ABC al Mercado Común Sudamericano
BUSCADOR Buscar
Inicio
  TEMAS
Economía & Comercio Exterior 
Política Institucional 
Relaciones Externas 
Entrevistas 
Empresas & Negocios 
Seminarios & Eventos 
Turismo y Agenda Cultural 
Municipios y Desarrollo Regional 
CEFIR 
Unasur ABC 
Dossier

Política Externa, Defensa y Economía
Número 81
Marzo 2011
Suscripción al Dossier
"Temas del Cono Sur"


Dossier
Objetivos / Quienes Somos
Links de Interés
Medios y Publicaciones
Instituciones Académicas
Newsletters
Cómo anunciar en Mabc
Contacto
Inicio
 
Newsletter Gratuito
E-mail   


9/10/2008  |  Roberto Mangabeira Unger, ministro Asuntos Estratégicos de Brasil
El modelo de desarrollo del experimentalismo democrático

La reconstrucción de las instituciones. Refundar la democracia en base a la creación de un nuevo sujeto de derecho: el individuo emergente en una democracia distinta, de bases que ya no son inamovibles; paso fundamental para tornar la economía de mercado más incluyente, más allá de políticas compensatorias y transferentes. Las bases del pensamiento del referente de la Critical Legal Studies, una de las corrientes jurídicas más controvertidas de Harvard, por sus enfoques revolucionarios, fueron expuestas en una sesión académica desarrollada el 12 de setiembre en el Centro Argentino de Relaciones Internacionales. Roberto Mangabeira Unger, un intelectual de vanguardia, con una visión antroposófica que torna a la política en esencial, y la reinstala con la virtud de “hacer del ideal del individuo una forma de vida social”.

La gran tarea es construir un modelo de desarrollo basado en la democratización de oportunidades económicas y educativas. Es transformar la ampliación de oportunidades para aprender, para trabajar y para producir en el propio motor del crecimiento económico. Mangabeira propone adoptar una política industrial para nuestros países de diseño de coordinación estratégica descentralizada, alejada de los dos diseños mundiales, el norteamericano, de un estado que apenas regula las empresas a distancia y el diseño del nordeste asiático, un aparato burocrático que formula una política industrial y comercial unitaria y la impone de arriba para abajo. “Necesitamos de otro diseño, una forma de coordinación estratégica descentralizada, experimentalista, pluralista y participativa”, en la búsqueda de una política industrial que transfiera a las pequeñas y medianas empresas crédito, prácticas avanzadas y tecnología.

En este sentido, se impone una nueva concepción de la administración del Estado en el experimentalismo democrático del siglo XXI, un modelo de desarrollo que Brasil y Argentina deben construir juntos, explicó.

En lo que se refiere a la política agrícola, el profesor propuso superar el falso contraste ideológico entre agricultura familiar y agricultura empresarial, con la correspondiente cualificación de la agricultura familiar y media para que puedan conquistar los atributos de la agricultura empresarial avanzada. Un diseño institucional de coordinación estratégica entre el Estado y los productores.

Mangabeira Unger presentó en su ponencia un nuevo enfoque en el modelo de relaciones entre capital y trabajo, con un estatuto legal nuevo, para proteger, representar y organizar los trabajadores temporarios, tercerizados o no asalariados. Introdujo además su punto de vista polémico acerca de la generalización progresiva de la participación de los trabajadores en los logros y resultados de las empresas “garantizado por el acceso de los sindicatos a la contabilidad de las empresas”.

Reclamó una educación pública liberadora, de sustitución del principio enciclopédico, informativo por un principio analítico y capacitador.

En lo que se refiere al marco de política exterior que necesitaría este modelo de desarrollo, Mangabeira Unger destacó que “para que todo eso avance es necesario construir otras instituciones internacionales”. No basta luchar por una representación más equitativa de los países emergentes en las instituciones internacionales existentes, es necesario reconstruir esas instituciones, enfatizó el catedrático. Aprovechó para desplegar su enfoque en la política de inmigración, a la que imagina con absoluta libertad de movimiento para todas las personas, que lograría desde su punto de vista una eficiente combinación de personas y recursos y una disminución de la pobreza.


La base social de la construcción. La nueva clase media

Como conclusión, el intelectual hizo una reflexión sobre la base social y espiritual de esta construcción. Hay una fuerza real en nuestros países, que puede sostener este proyecto, aunque no traducido en camino político. Tenemos una clase media tradicional, que está ahora fragilizada económica y espiritualmente. Pero hay otra clase media que surge en esta situación histórica, una “clase media emergente” que proviene de abajo, “de gente mestiza que lucha para poder practicar los negocios, que estudia a la noche, que inaugura una nueva cultura de autoayuda e iniciativa”, explicó. Y esa clase media, esa nueva clase media, ya está en el comando del imaginario popular; para la mayoría de nuestros pueblos es el horizonte que esa mayoría quiere seguir y no puede conseguir, por falta de instrumentos.

“La gran revolución hoy consistiría en que el Estado ocupara sus recursos para permitir a la mayoría seguir el ejemplo de esa vanguardia emergente, y liberarla del egoísmo familiar y su fijación en las formas restrictivas de la propiedad familiar”.

“El impulso de la mayoría de la humanidad no es más pequeño burgués o proletario. Lo que es necesario es reinterpretar ese impulso y convertirlo en una propuesta más generosa y más constructiva. Esa es la parte social real, menos clara es la parte espiritual, ahí es que radica nuestro mayor problema. Nos sentimos pequeños para esa obra, afirmación vigorosa de nuestra originalidad colectiva. Para quebrar ese encanto que nos inmoviliza es necesario que algunos hombres y mujeres acepten la renuncia y el riesgo, y aúnen el ardor con el sacrificio”, destacó el profesor.

“La gran virtud de nuestros países es su vitalidad” (…), pero “la rebeldía es una condición necesaria aunque no suficiente, ya que necesita de una aliada, la imaginación”. Cuando la imaginación abra los ojos de la rebeldía tendremos también grandeza, finalizó Mangabiera Unger en su charla magistral.


* Roberto Mangabeira Unger es miembro vitalicio de la Academia de Artes y Ciencias de Estados Unidos. Su obra de pensamiento político, económico, jurídico y filosófico se ha publicado en todo el mundo y ha sido traducida a muchos idiomas. Fue militante político en el Brasil y consultor de grandes empresas. En junio de 2007 tomó posición como jefe de la Secretaría de Planeamiento de Largo Plazo y, en octubre de ese año, como ministro extraordinario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia de la República del Brasil. Actualmente, Mangabeira coordina el Comité Ministerial de Formulación de la Estrategia Nacional de Defensa, presidido por el Ministro de Defensa, Nelson Jobim

Versión completa de la ponencia: Dossier Temas del Cono Sur Nº 51



[Graciela Baquero]
 

Inicio - Contáctenos - Objetivos - © Mercosur ABC - 2003 - 2015